julio 5, 2020

POLITIFOBIA

La verdad os hará libres

Escapa doctora de la brigada medica cubana en la CDMX, sumarían 15

Una doctora escapo de la delegacion cubana
Una doctora cubana integrante de la brigada sanitaria que La Habana envió a México para trabajar en el enfrentamiento de la pandemia del Covid-19 escapó de la "misión" y se encuentra en paradero desconocido

Una doctora cubana integrante de la brigada sanitaria que La Habana envió a México para trabajar en el enfrentamiento de la pandemia del Covid-19 escapó de la “misión” y se encuentra en paradero desconocido, confirmaron fuentes a el medio Diario de Cuba.

La doctora es natural de Mayarí, municipio de la provincia de Holguín, y formaba parte del grupo de al menos 590 profesionales que el Gobierno cubano exportó a México a fines de abril.

Según la misma fuente, desde que los sanitarios llegaron a México, se han producido alrededor de 15 fugas, aunque en ninguno de esos casos ha habido trascendidos oficiales. Tampoco ahora.

El grupo trabaja sobre todo en Ciudad de México y su zona conurbana, donde está el epicentro de la enfermedad en ese país, aunque según algunas fuentes, varios han sido enviados a otros estados.

No obstante, no hay datos oficiales acerca de la cantidad de miembros del colectivo ni sobre las labores concretas que realizan.

El pasado 8 de abril, la Cancillería de México informó del arribo de diez expertos cubanos para evaluar la pandemia del Covid-19, pero sin prestar “servicios médicos a la población”.

“La visita de los especialistas cubanos representa una muestra de la amistad histórica que tiene México en Cuba”, dijo la Cancillería.

En los días posteriores habrían llegado, con base en un convenio entre La Habana y la Ciudad de México, centenares de médicos cubanos más, sin que apenas se publicitase el hecho, como sí se ha hecho cuando ha llegado material sanitario de EEUU o China.

Tampoco en Cuba la prensa oficial ha informado de una cifra tan elevada de médicos despachados a México, a diferencia de las casi 30 brigadas enviadas a varios países de Europa, África y América, que el Gobierno celebra como una de sus presuntamente ejemplares respuestas a la pandemia.

“Nosotros tenemos un convenio de colaboración de salud con Cuba desde hace tiempo. En particular, ahora para la atención de la pandemia, varios médicos cubanos están en la ciudad, en distintos hospitales de la ciudad; enfermeros, enfermeras”, dijo la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum.

La venta de servicios médicos cubanos es catalogada como un modo de esclavitud moderna. Este negocio generó al Gobierno ingresos por 6.400 millones de dólares, por encima del turismo, en 2018. La Habana se queda con al menos el 75% de lo que pagan en salarios los países de destino por el trabajo de los profesionales, aunque las sumas que cobran son mantenidas en estricto secreto.

Recientemente, los senadores cubanoamericanos Bob Menéndez (demócrata) y Marco Rubio (republicano) pidieron a su Gobierno alertar a los países que contratan médicos cubanos durante la pandemia “sobre las prácticas de trabajo forzoso del régimen”.

En el pasado, ambos políticos han citado una investigación realizada por Diario de Cuba que denuncia los abusos contra los médicos cubanos enviados al exterior, y han acusado a La Habana de someter a esos profesionales a una “trata de personas patrocinada por el Estado”.

Las relatoras especiales de la ONU sobre las formas contemporáneas de esclavitud y sobre la trata de personas pidieron explicaciones a La Habana por estas “misiones médicas”, advirtiendo que las condiciones podían considerarse de “trabajo forzoso”. Las autoridades cubanas no respondieron en el plazo otorgado, de 60 días, y aún siguen sin hacerlo.

El reclamo de las relatoras siguió a una denuncia presentada en mayo de 2019 ante la ONU por la organización Cuban Prisoners Defenders, que incluyó pruebas y 110 testimonios de médicos cubanos sobre los abusos a los que han sido sometidos por el Gobierno de la Isla.

Cuban Prisoners Defenders también ha llevado el caso de los médicos ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) y ha acusado a Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel y otros funcionarios de “crímenes de lesa humanidad”.

Fuente: Diario de Cuba