POLITIFOBIA

La verdad os hará libres

polvo del sahara
Interés General

Polvo del Sahara en la Península de Yucatán.

La presencia del polvo del Sahara en la Península de Yucatán es un fenómeno habitual que se presenta año con año y que lejos de considerarse un fenómeno negativo, es un factor que reduce o impide la generación de ciclones tropicales en el Caribe, precisó José Jaime Herrera Cortés, presidente de la Sociedad Astronómica de Quintana Roo A.C.

Desde el pasado domingo y durante toda la semana, la península yucateca tendrá presencia de una nube del polvo del Sahara que en los siguientes días se extenderá por todo el país hasta el Valle de México.

El fenómeno natural ha sido estudiado por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) que ha observado su llegada a finales de junio y principios de julio, siendo común que se levante polvo y arena de esta región.

En entrevista con La Jornada Maya, Herrera Cortés explicó que este fenómeno no es algo nuevo, y que significa un desprendimiento del desierto del Sahara localizado en el continente africano.

“El viento levanta la arena y polvo, debido a los movimientos rápidos de las capas atmosféricas se disipa a kilómetros, hasta 6 mil kilómetros de su lugar de origen. En este caso, cruza el mar Atlántico y llega a las costas del Caribe, sobre todo a la península y parte del golfo de México y de los Estados Unidos, también a la parte centro y sur de América, pero nosotros estamos en la parte central”, explica.

Este polvo que viaja a través de las corrientes de alta atmósfera contiene silicatos y mercurio, o bien posee propiedades químicas que ayudan por ejemplo en el Amazonas como un abono natural y en general favorece al crecimiento de las plantas.

Este fenómeno lo estudia la NASA a través de un satélite geoestacionario denominado GEO5 que mantiene un monitoreo las 24 horas del día y a partir del cual se puede ver el movimiento de este polvo arena que estaremos viendo en los estados de la península.

¿Cómo lo vamos a percibir? Este fenómeno será visible pues el cielo podría tornarse cenizo y la temperatura tendrá un incremento.

“Hay quien dice que las personas, sobre todo las que padecen asma o algún tipo de problema respiratorio, suelen ser más sensibles a percibir este tipo de arena, pero se tendrían que hacer más estudios al respecto y no hemos sabido de nadie que se haya visto afectado (…) pero como es un fenómeno natural, la gente suele ser alarmista”, acotó.

Al aumentar la temperatura, este tipo de fenómenos se ha vinculado a impedir el desarrollo de ciclones, “porque para que éstos nazcan debe haber ciertas variables, sobre todo de temperatura para que se forme un ciclón y en este caso, las tormentas de polvo de arena proveniente del Sahara disminuye o frena el crecimiento de los ciclones tropicales”.

Agregó que la presencia de esta nube de polvo genera un ambiente más seco, “como una alta presión” que disminuye la formación de huracanes.

El especialista indicó que aún se estudian cambios en la barrera de arrecifes y la posibilidad de que abone al desarrollo del sargazo.

“Habría que ver o confirmar si es verdad, pero se han hecho estudios al respecto o si favorece al desarrollo del sargazo, porque al final de cuentas tiene ciertos nutrientes, componentes químicos y que hay que monitorear si ayuda o no a la formación de sargazo”.

Añadió que esta nube traerá un cambio en las tonalidades de los atardeceres que suelen ser más rojizos, entre cenizo o café ladrillo debido al polvo suspendido en la atmósfera.

Fuente: La Jornada.