Dji droens

Estados Unidos veta al DJI y más compañías como lo hizo ya con Huawei

DJI es la última compañía china que sufre el veto de EE. UU. dentro de la guerra comercial que el presidente Donald Trump mantiene con el gigante asiático. Si bien el número de empresas recién añadidas a la lista negra de Estados Unidos suma 60 organizaciones, el fabricante de drones DJI es la más conocida.

Ahora DJI no podrá tener ningún tipo de relación comercial con las empresas estadounidenses. Si bien su dependencia no es tan alta como en el caso de Huawei, que usa Android en sus móviles, sin dudas supondrá problemas para seguir desarrollando sus drones.

No hace mucho analizamos el DJI Mavic Air 2, un dron plegable para la grabación de vídeo, cuya avanzado hardware exige trabajar con muchos socios, probablemente algunos de los Estados Unidos.

¿Qué está prohibido y permitido hacer con un dron?

No está clara la razón del veto a DJI, sobre todo si pensamos que las medidas contra Huawei se justificaron por un presunto espionaje. Los drones tienen potencial para usarse para la vigilancia, el espionaje e incluso acciones militares, pero DJI no se dedica a esos segmentos.

Sus modelos, ya sean los de uso personal o empresarial, se centran sobre todo en la grabación de vídeo. Eso sí, otros modelos profesionales se orientan a la agricultura, cartografía, ingeniería o búsqueda de personas, pero siempre en el ámbito civil.

Sin embargo la venta de drones a Estados Unidos no ha sufrido ningún cambio. Esto se puede verificar directamente en la pagina de DJI donde se puede simular una compra a algún punto en Estados Unidos, lo cual se hará sin ningún problema, por lo que hasta el momento no ha surtido ningún efecto esta noticia.

SMIC también sufre el bloqueo

DJI No es la única empresa importante sobre la que recae el nuevo veto. También SMIC se ha visto afectado, el mayor fabricante de procesadores chino, un gigante poco conocido pero de importancia estratégica para el país.

SMIC está por detrás de rivales como TSMC (taiwanesa) o Intel (estadounidense) en la fabricación de chips, y el veto de EE. UU. busca impedir que se acerque a ellos. El objetivo es que no logren saltar a la tecnología de 10 nm, utilizada en los procesadores de muchos móviles y ordenadores actuales.

Estados Unidos considera que SMIC tiene vínculos con el ejército chino, y por ello supone una amenaza para el país.

Ahora mismo hay mucha incertidumbre sobre el veto a DJI, Huawei y demás empresas chinas. Aunque la rivalidad entre EE. UU. y China seguramente continúe, es posible que la guerra comercial se enfríe, y estas compañías puedan volver a la normalidad.

Agencias