Culiacán, Sin.- En medio de lo que parece ser una aparente calma, en la que aún se respira el miedo de los culiacanenses que, como si fuera una película, vivieron horas de terror por la ola de violencia desatada en la capital sinaloense tras la captuda de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán», usuarios de las redes sociales expresan el dolor que sienten al haber visto la ciudad en medio de una guerra.

Culiacán, Sin.- En medio de lo que parece ser una aparente calma, en la que aún se respira el miedo de los culiacanenses que, como si fuera una película, vivieron horas de terror por la ola de violencia desatada en la capital sinaloense tras la captuda de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán», usuarios de las redes sociales expresan el dolor que sienten al haber visto la ciudad en medio de una guerra.

Tras escuchar detonaciones de armas de fuego a lo largo de muchas colonias, ver el cielo gris del humo de carros incendiándose, la ciudadanía cree difícil que la tranquilidad del día a día se recupere pronto.

«Muchas horas y dejamos de escuchar los aviones salir o llegar a la ciudad… y en esa atención de los sonidos externos, al menos por las calles, no hay tiros ni rechinidos de llantas, solo vimos un cielo color humo… pasamos a un largo silencio que lastima… ni los perros ladran, no sé el por qué, y la plebada ya sabe que no va a clases mañana, primera vez que no los veo en redes festejar el ya famoso aviso oficial… este miedo es cabrón, perdón, pero cómo dueles Culiacán», expresó Aida Salazar.

En las redes también se reprocha la narco cultura y la inclinación de algunas personas por conseguir dinero fácil a costa de la integridad de los demás.

«Sinaloa, estado trasgresor de la ley, donde el crimen organizado supera por mucho a la fuerza de la ley, donde un joven de 18 años prefiere un sueldo de 2 mil semanales como sicario que estudiar, donde los hechos ocurridos los van a celebrar con un narco corrido, donde la mayor ambición de los pequeños es ser poderoso y tener mucho dinero, donde las madres anhelan que sus hijas se casen con un pesado, donde hay más narco cultura que educación cívica, donde prefieren ser delincuentes que empresarios, así las cosas, se demostró que el día de hoy ganó la ignorancia, el desacato y la sublevación contra la autoridad», escribió Ángel Gabriel.

Sin saber, hasta el momento, el saldo que ha dejado la estela de violencia, la gente expresa que tiene miedo de regresar a las calles y verse atrapada en medio de un enfrentamiento o detenida por un convoy de sicarios.

«Hoy como nunca tuve mucho miedo, vi gente llorando, gente con ataques de pánico, y gente desmayada; hoy como nunca me sentí impotente y expuesto a todo; me sentí frustrado y estresado; corrí por las calles por miedo de que llegara alguien y acabar con mi vida solo porque si, porque tenía el poder que un arma de fuego da; hoy estoy encerrado en mi cuarto con miedo a salir, sin querer ir mañana a trabajar, con un fuerte dolor de cabeza y lágrimas en los ojos, hoy me sentí más vivo que nunca», escribió Jonatan Azbat.

Fuente: LuzNoticias

Tagged : # #

politifobia